El negocio acabó con la calidad de los contenidos en Internet

Si hay algo que detesto, desde el mismo momento en que comencé a trabajar como periodista en Internet, es establecer algún tipo de nexo entre la información y la palabra negocio. Sin embargo, la experiencia profesional y el acontecer de los hechos, me ha hecho entender que ambos conceptos vienen de la mano en bastantes ocasiones.

El cierre de Soitu.es, abanderado del denominado periodismo ciudadano (amado por unos y denostado por otros), vuelve a demostrar una vez más que, en Internet, los contenidos de calidad parece que no son rentables.

Desde su nacimiento, seguía con asiduidad Soitu.es. Sus artículos me parecían de calidad, sus enfoques independientes, y consideraba a Gumersindo Lafuente, su creador, un tipo valiente que apostó por el periodismo ciudadano en pleno boom de los blogs, una tendencia que no dejaba de inquietar a periodistas y medios impresos hasta el día de hoy.

Si bien es cierto que Soitu.es gozaba un tráfico elevado (1 millón de usuarios únicos al mes), poseía una alta participación, tenía colaboradores de gran nivel y era un medio de referencia para muchos colegas, no era rentable. O eso se deduce de las palabras con las que Gumersindo Lafuente explica la salida de su principal inversor del accionariado de la compañía, el BBVA.

Desconozco el modelo de negocio de Soitu.es, aunque espero que Gumersindo arroje algo de luz en el videochat que celebrará ABC el próximo 3 de noviembre.  Que en Internet reina la publicidad y que los inversores quieren ver el retorno de su inversión más pronto que tarde es algo que tengo muy claro y que he aprendido con mi paso por diferentes medios online desde el año 2001.

Al albor de la burbuja de las .com recalé en Starmedia, un portal dirigido a la comunidad hispana que había adquirido Eresmas (ahora Orange) para competir con Terra en el mercado transoceánico. Con contenidos especializados para cada país elaborados por editores de diferentes nacionalidades, la falta de publicidad amenazó su continuidad. Cuando ésta llegó, coincidiendo con la guerra de Irak, los anunciantes (la mayor parte de ellos gringos)  “redirigieron” la línea editorial del medio sugiriendo determinados temas que no podían tocarse, bajo amenaza de cesar el patrocinio.

Mi siguiente experiencia fue en el confidencial Diario Directo, tras la marcha del periodista Fernando Jaúregui con todo su equipo y los millonarios contratos publicitarios bajo el brazo. En un momento en el que se rumoreaba que los confidenciales conseguían patrocinios a base de amenazas con publicar información comprometida de los anuncianes, Diario Directo sobrevivió sin apenas publicidad, terminando finalmente con una profunda reestructuración que llevó a toda la plantilla a la calle.

En ambos casos descubrí, con bastante tristeza, que en Internet también los contenidos y la línea editorial a la que se ajustan no son ajenos a los anunciantes, que son quienes invierten en publicidad y los responsables de la rentabilidad de un negocio en la Red, ya se trate de un medio, de un agregador o de un blog.

Un medio alternativo que prima el periodismo ciudadano, como Soitu.es, hace complicado que quienes se anuncian en él puedan “controlar”  la línea editorial o su reputación dentro de la plataforma. En otras palabras, ¿quien va a invertir publicidad en un medio que, por su naturaleza, puede hablar mal de su marca?

Tampoco hay que olvidar el momento de crisis que vivimos: desarrollar un medio online de calidad supone una importante inversión, tanto en periodistas, como en otro tipo de recursos difícilmente sustentables si no se poseen unos ingresos publicitarios fijos y, cuanto más diversificados, mejor. Algo que también deben tener en cuenta los emprendedores a la hora de buscar inversores para sus proyectos: es importante elegir a aquellos cuyos objetivos estén alineados con la naturaleza del proyecto.

A pesar de que Soitu.es nos ha dejado (quiero pensar que de momento) con velatorio incluido, su espíritu seguirá vivo en Utoi, mientras sus usuarios esperan que resucite.

Si te ha gustado esta información puedes consultar otros artículos relacionados con el cierre de Soitu:

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Internet, Medios de Comunicación

4 Respuestas a “El negocio acabó con la calidad de los contenidos en Internet

  1. Pingback: El final abrupto de Soitu.es | Uberblogged.com

  2. Pingback: ¿Quién soi? | mrubioes.com

  3. javierabrego

    Es una gran pena que cierre Soitu, y debe ser un toque de atención para todos, para todos.

  4. Zulema Martinez

    Excelente reflexión sobre la degradación del contenido editorial en la red. Solo esperamos que los anunciantes, Google y sobre todo los lectores, sepan apreciar el esfuerzo diario que realizamos los periodistas o bloggers. ¡¡arriba soitu!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s